Los estándares de eficiencia de combustible se revertirán

La administración Trump continúa revirtiendo las pautas establecidas por la EPA y ahora apunta a estándares de eficiencia de combustible. Los estándares anteriores requerían que los fabricantes de automóviles aumentaran la economía de combustible y los estándares de emisión en un 5% anual.

Los nuevos estándares solo requerirán una mejora del 1,5% cada año.

Según la administración, estos cambios se están realizando para ayudar mejor a los fabricantes de automóviles y al mismo tiempo proteger nuestro medio ambiente. Al hacer estos cambios, los precios de los autos podrían caer casi $1000, y eso ayudaría a que más estadounidenses compren autos nuevos.

Sin embargo, lo que sucede en realidad es que los propietarios de automóviles terminarán consumiendo mucha más gasolina durante la vida útil de su automóvil. Los consumidores pagarán más dinero y las emisiones de los automóviles se dispararán drásticamente en el proceso.

Peor estándares de eficiencia de combustible, ¿a quién beneficia?

¿A quién beneficia esto?

Hay dos lados en la industria del automóvil, el fabricante de automóviles y el consumidor.

El consumidor puede ser atraído por la reducción del precio o no. Seamos honestos, probablemente no sean $1000 los que se interpongan entre usted y un auto nuevo. Sin embargo, muchos consumidores, especialmente en las generaciones más jóvenes, no tienen ningún interés en los «devoradores de gasolina» y esto podría paralizar las ventas de automóviles.

Las generaciones más jóvenes son muy conscientes del impacto que estos vehículos tienen en el medio ambiente. De hecho, los millennials representan el 34,9 % de las ventas de vehículos eléctricos , y la generación X representa la friolera de 39,8 %. Y estos autos cuestan mucho más que los tradicionales.

Para el fabricante, esto reduce la cantidad de innovación que necesitan hacer en cada iteración del vehículo. Y son capaces de hacer pasar esto como una reducción de precio. Con suerte, esto aumenta el número de ventas que harían.

Sin embargo, es este mismo concepto de hacer pasar al público un “devorador de gasolina” lo que ha perjudicado las ventas internacionales de estas empresas.

Los países de la UE tienen estándares más altos en lo que respecta a las emisiones de carbono. Duplicar esta política mientras el resto del mundo cambia hacia vehículos eléctricos y más eficientes en combustible es una decisión comercial terrible.