Los centros de datos en China emiten 99 millones de toneladas métricas de carbono

Centros de datos en China

Según un nuevo informe, los centros de datos en China emitieron 99 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono en 2018. Los centros de datos son la columna vertebral de nuestra sociedad siempre en línea y consumen alrededor del 5 % de la electricidad mundial.

Esto está comenzando a rivalizar con la industria de las aerolíneas.

Los centros de datos almacenan datos electrónicos, incluidos videos, fotos, servidores de juegos y servidores web. Todo lo que se conecta a un servicio o función en línea se conecta a un centro de datos.

Esto los convierte en una parte integral de nuestra sociedad, pero se están convirtiendo en un importante contribuyente de carbono.

¿Cómo podemos reducir su huella de carbono?

Si bien los centros de datos en sí mismos no emiten dióxido de carbono, las fuentes de energía que los alimentan sí lo hacen. Funcionan las 24 horas del día, los 7 días de la semana y producen una cantidad significativa de calor.

No solo necesita usar electricidad para alimentarlos, sino que también consume una gran cantidad de energía para mantenerlos frescos.

Sin embargo, hay una solución.

Utilice fuentes de energía renovables como la solar y la eólica para alimentar los centros de datos.

Por qué es necesaria la energía renovable

Viento solar

Nuestra dependencia de Internet no va a desaparecer pronto. De hecho, se espera que crezca. El mismo informe cree que los centros de datos en China aumentarán las emisiones de 99 a 163 millones de toneladas métricas de carbono.

Dado que el uso solo aumentará, cambiar la fuente de energía es la única respuesta factible. Afortunadamente, China ya se está moviendo en esta dirección. Planea aumentar la energía renovable al 30% (actualmente 23%) para 2023.

Este salto del 7% eliminará 16 millones de toneladas métricas de carbono.

GreenGeeks hace esto

Como empresa de alojamiento web ecológico , nos enorgullece el hecho de que nuestros centros de datos devuelvan tres veces la energía que utilizan.

Calculamos cuidadosamente la energía que usamos y compramos esa cantidad tres veces en energía eólica para volver a ponerla en la red. Esto asegura que nuestros servidores no agreguen carbono a la atmósfera. Esto significa que tenemos una huella de carbono neta negativa.

Subir