El evento de parto en hielo más grande jamás capturado en una película

Juntos, los glaciares de Groenlandia y la Antártida contienen las tres cuartas partes del agua dulce del mundo. Debido al efecto invernadero y al calentamiento global, estos glaciares se están derritiendo a un ritmo acelerado. Si la tendencia continúa, el derretimiento de los glaciares podría elevar el nivel del mar en todo el mundo hasta 250 pies, lo suficiente como para inundar las comunidades costeras en todas las costas.

Además, muchas áreas ya están experimentando escasez de agua que amenaza la salud de sus comunidades. La reducción de los glaciares solo empeora el problema. Cuando el hielo glacial se derrite en el océano, se vuelve no potable, lo que reduce aún más el suministro general de agua potable.

A medida que los efectos del calentamiento global se vuelven cada vez más severos, los científicos del clima están prestando mucha atención a la migración y el derretimiento de los glaciares de la Tierra. También están monitoreando el volumen de hielo marino, esos trozos que se desprenden de los glaciares en eventos de "desprendimiento". Estos datos proporcionan una medida fiable de la rapidez con la que está cambiando el clima.

¿Qué es el parto en hielo?

El desprendimiento de hielo es un evento catastrófico en el que grandes trozos de hielo se desprenden de un glaciar más grande. Si bien el parto no es un fenómeno nuevo, se está volviendo cada vez más frecuente a medida que las temperaturas tanto del aire como del océano continúan aumentando.

La observación científica en Ilulissat Icefjord de Groenlandia confirma que el glaciar ha retrocedido 9 millas durante la década anterior, descubriendo más terreno en diez años que durante todo el siglo anterior a medida que se desliza hacia el mar. Esta dramática aceleración refleja la expansión del efecto invernadero y las consecuencias ambientales cada vez más desastrosas.

El evento del parto captado en video

Adam LeWinter y Jeff Orlowski del equipo Extreme Ice Survey (EIS) filmaron el evento de desprendimiento de hielo más grande jamás registrado. Tuvo lugar en Ilulissat Icefjord, donde una capa glacial masiva produce más icebergs que cualquier otro sitio, excepto la Antártida. El metraje de infarto traza una delgada línea entre lo milagroso y lo aterrador. La historia que revela es suficiente para inspirar a cualquiera a ser ecológico.

Comienza el parto

Jeff y Adam están apostados en las orillas del fiordo helado de Ilulissat, con su cámara de lapso de tiempo lista. Es el día 17 de su vigilia mientras esperan que el glaciar se desprenda. Desde su punto de vista en la arena, pueden ver claramente los peñascos glaciares que sobresalen de la tierra cubierta de hielo hacia el cielo azul de Delft. Mientras hacen una llamada de verificación de rutina con Jim Balog, el líder del proyecto EIS, algo comienza a suceder.

Comienza con un goteo cayendo entre torres de hielo. El pequeño riachuelo se transforma rápidamente en una cascada de nieve. Los flujos en expansión se extendieron por la cara glacial como múltiples Niagras mientras los hombros helados se despojaban de sus capas de nieve. Los rascacielos congelados comienzan a caer, uno tras otro, en una reacción en cadena de implosiones orquestadas con precisión.

A medida que las grietas agudas y entrecortadas y los gemidos bajos y torturados del glaciar que se desgarra crescendo, los riscos de hielo explotan hacia el dosel azul de arriba. Durante unos gloriosos segundos, se liberan de sus ataduras congeladas, pero casi de inmediato, la implacable fuerza de la gravedad los arrebata para que las aguas turbulentas puedan tragárselos por completo.

Trozos gigantescos de hielo sólido suenan en la superficie como ballenas azules, los mamíferos más grandes que jamás hayan ocupado la tierra. Chorros de cristales de hielo brotan sobre ellos mientras jadean por aire.

Ahora el hielo desprendido está en movimiento, rodando con las olas de agua como un tsunami hacia el mar abierto en una migración masiva e inexorable. El glaciar Ilulissat roto, disminuido pero decidido, continúa su lento deslizamiento hacia la costa. Se ha tardado apenas 75 minutos en pulverizar una ciudad de hielo casi del tamaño de Manhattan con una arquitectura de casi 250.000 años.

Cómo puedes ayudar

Puedes ayudar a frenar la pérdida de la masa glacial de la tierra, que actualmente contiene la gran mayoría del suministro de agua dulce del planeta. Sea ecológico y trabaje dentro de su comunidad para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Compartir coche, viajar en transporte público y andar en bicicleta son alternativas inteligentes a la conducción. El reciclaje reduce los residuos de los vertederos y las emisiones de fabricación. Conservar el agua y la electricidad también ayuda. Incluso alojar su sitio web en un proveedor de alojamiento web respetuoso con el medio ambiente ayuda. Al hacer su parte para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, ayuda a reducir el calor atrapado en la atmósfera. Esto le da a la tierra, y a sus glaciares, más espacio para respirar.

Subir