¿Cómo afectará el Acuerdo de París sobre Cambio Climático a nuestro futuro?

acuerdo de cambio climático

Las dos naciones con mayores emisiones de carbono, China y los EE. UU., optaron por participar en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015, lo que convirtió al Acuerdo de París en el mandato internacional más fuerte de la historia para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Aunque 196 participantes de la conferencia firmaron el acuerdo sobre el cambio climático, no será legalmente vinculante hasta que lo hayan firmado un mínimo de 55 países que en conjunto contribuyen con más del 55 por ciento de las emisiones globales totales de GEI. La fecha límite es el 21 de abril de 2017. El acuerdo ratificado entraría en vigor en 2020.

Cada país participante debe hacer un compromiso de reducción de emisiones. El objetivo es limitar el aumento de las temperaturas globales a menos de 2 grados centígrados a largo plazo. Para tener éxito, el mundo tendrá que eliminar gradualmente todas las emisiones de carbono causadas por el hombre antes de 2050. En una publicación anterior, hablamos sobre cómo en febrero de 2016, Marruecos tomó la delantera en la reducción de emisiones de carbono con la primera fase de una planta solar concentrada masiva. complejo energético en el desierto del Sahara.

El acuerdo de cambio climático de París promete revisiones significativas en la forma en que operan las industrias, las sociedades y las personas. En los EE. UU., enfrentamos cambios revolucionarios en las tres partes de la economía que contribuyen con la mayoría de las emisiones de GEI:

  1. Generación de electricidad: 31 por ciento
  2. Transporte: 27 por ciento
  3. Industria: 21 por ciento

Electricidad: abordar la necesidad de cambio

electricidad

En agosto de 2015, el presidente Obama y la EPA dieron a conocer el Plan de Energía Limpia como una estrategia para abordar el cambio climático. Citando aumentos en enfermedades respiratorias, eventos climáticos extremos y el aumento del nivel del mar, una hoja informativa de la Casa Blanca identifica una necesidad crítica de actuar.

El Plan de Energía Limpia establece límites para las emisiones de carbono de las plantas de energía que queman combustibles fósiles, que son la fuente más importante de emisiones de carbono de EE. UU. El objetivo del Plan es una reducción del 32 por ciento en las emisiones de carbono de 2005 a 2030. Al eliminar gradualmente las turbinas que queman carbón y reemplazarlas con fuentes de energía más limpias, como las granjas de energía solar y eólica , el Plan genera nuevas oportunidades de empleo y promete miles de millones en energía para el consumidor. ahorros. También alienta a los estados a invertir en renovaciones de redes eléctricas antiguas.

Transporte: Cómo llegar de aquí para allá

transporte

Los cambios en nuestros modos de transporte juegan un papel clave en el avance hacia una meta de cero emisiones para mediados de siglo. El creciente número de vehículos híbridos y eléctricos que vemos en las carreteras en estos días es un buen comienzo. A pesar de que estos vehículos en sí mismos tienen emisiones bajas o nulas, la generación de electricidad a través de plantas tradicionales para estos vehículos todavía genera GEI.

Mientras las centrales eléctricas de carbón sigan produciendo CO2, los propietarios de coches eléctricos enchufables deben aceptar parte de la responsabilidad por el calentamiento global. Según el Departamento de Energía, un automóvil convencional a gasolina emite 99 libras de carbono en un viaje de 100 millas, mientras que un vehículo híbrido enchufable emite 61 libras en el mismo viaje. La reducción es significativa, pero no se acerca al objetivo de cero emisiones de carbono.

Además, el precio de la gasolina afecta la decisión de las personas de comprar vehículos híbridos y eléctricos. En 2015, el 22 por ciento de los propietarios de automóviles híbridos y eléctricos cambiaron sus vehículos por SUV a gasolina, casi el doble de la facturación en los últimos años. Los analistas de la industria automotriz de Edmunds.com atribuyeron el fenómeno a los precios históricamente bajos de la gasolina.

The Wall Street Journal informa que es probable que los precios bajos de la gasolina continúen durante el próximo año. El aumento actual en el uso de gas también continuará. Los estadounidenses están haciendo más viajes por carretera y comprando camionetas en lugar de automóviles económicos mientras el combustible sigue siendo asequible.

La desventaja, por supuesto, es el aumento de las emisiones de carbono durante una era en la que los líderes mundiales acordaron reducirlas. Esto solo sirve para alentar el mismo tipo de miopía que permitió que el calentamiento global progresara prácticamente sin obstáculos desde la Revolución Industrial.

Industria: Eficiencia es igual a rentabilidad

industria

Como la tercera fuente directa más grande de emisiones de GEI en los EE. UU., la industria ya ha disminuido su contribución en un 12 por ciento en las últimas dos décadas. Algunos de los cambios en la industria responsables de esta reducción de emisiones incluyen:

  • Hacer que los procesos sean más eficientes con actualizaciones de ahorro de energía
  • Uso de combustibles que producen menos emisiones de GEI
  • Producir materiales reciclables y fabricar con productos reciclados
  • Trabajando para reducir las fugas de emisiones

En respuesta al Acuerdo de París, es probable que las industrias de EE. UU. se enfrenten a regulaciones de emisiones más estrictas impuestas por el gobierno que les exigen avanzar más rápidamente hacia la meta de cero emisiones de carbono. Un factor que funciona con propósitos cruzados es la práctica del comercio de emisiones de carbono, que continúa en todo el mundo.

El Protocolo de Kioto de 1997, uno de los primeros acuerdos internacionales sobre cambio climático, introdujo un sistema de compensación de carbono para ayudar a las naciones a cumplir con las pautas de reducción de carbono. Esta práctica de límite e intercambio de emisiones se basa en el principio de que los emisores más grandes pueden adquirir créditos de carbono de otras naciones para ganar tiempo para hacer renovaciones costosas.

Varios países intercambian créditos de carbono dentro de alianzas formales, como el Esquema de Comercio de Emisiones de la Unión Europea y la Iniciativa Climática Occidental. Sin embargo, los grandes excedentes de créditos de carbono anulan el progreso real en la reducción de emisiones. Los peores infractores compran los créditos excedentes para evitar abordar el problema, una estrategia incompatible con el espíritu del Acuerdo de París.

Cómo la acción climática global afecta nuestra vida diaria

cambio climático global

Una vez que se ratifique el Acuerdo de París, los funcionarios esperan que países como China y EE. UU. cumplan sus promesas de reducciones significativas a través de límites más estrictos, inversiones en energía limpia y un compromiso altruista para reducir el cambio climático. Queda por ver cómo afecta todo esto a nuestras vidas a diario, pero algunas de las predicciones para el futuro incluyen:

  • Aumentos de impuestos para apoyar nuevos programas
  • Aumento del costo de vida
  • La caída de los costos de la energía
  • Cambio de política fiscal para priorizar la reducción de GEI
  • Más activistas del cambio climático elegidos para el gobierno
  • Más reciclaje y reutilización
  • Aire más limpio y menos problemas respiratorios graves
  • Mayor énfasis en el transporte público
  • Aumento en la fabricación de vehículos de funcionamiento más limpio
  • Mejoras continuas en la eficiencia energética

Conclusión

Revitalizar nuestro planeta agotado no será una solución rápida ni barata. Pero cuando se considera el costo que siglos de humos tóxicos han causado en el medioambiente natural y la salud humana y la continua expansión del efecto invernadero, pagar un poco más por adelantado para reducir el cambio climático parece no solo razonable sino también claramente esencial. Ese es el consenso mundial que hace que el Acuerdo de París sea tan notable, y ese debería ser el mandato de todas las naciones en los años venideros.

Subir