Burger King está probando contenedores reutilizables

Burger King comenzará a probar contenedores reutilizables en las ciudades de Nueva York, Portland y Tokio el próximo año y planea expandirse a más ciudades en el futuro. Este es un esfuerzo de la empresa para reducir su material de desecho y ser más sostenible.

Este cambio es parte de una nueva asociación con la plataforma de entrega sin desperdicio, Loop. Sin embargo, estos contenedores reutilizables no son gratuitos para los clientes. En cambio, los clientes tendrán que pagar un pequeño depósito por los contenedores que utilicen.

Cuando se devuelvan los contenedores, también se devolverá el depósito que pagaron. Los contenedores luego serán limpiados y reutilizados por la franquicia.

Burger King está aumentando su compromiso ambiental

Esta es solo una cosa más que el Rey está haciendo para ser más sostenible.

Recientemente, anunciaron que reducirán las emisiones de metano al cambiar la dieta de sus vacas a limoncillo . Como resultado, las vacas tirarán menos pedos. Los pedos de las vacas son uno de los principales contribuyentes a las emisiones de metano, por lo que si bien esto puede parecer una broma, es un cambio serio.

La empresa también entiende que los contenedores reutilizables que cuestan una tarifa adicional no resolverán el problema. En cambio, la compañía ya ha anunciado que todos los contenedores se fabricarán completamente con fuentes renovables, recicladas o certificadas para 2025.

Burger King no está solo

Sostenibilidad

Otras empresas están comenzando a trabajar en la modernización de sus envases.

Hace apenas un mes, McDonald’s anunció una asociación similar con Loop para un recipiente de café reutilizable. Y más recientemente, Amazon ha cambiado por completo el diseño de su caja para volverse más sostenible.

Las empresas están trabajando para cambiar sus envases y COVID-19 ha ayudado a acelerar ese proceso.

No es ningún secreto que la entrega y la comida para llevar son más comunes que nunca. De hecho, es la única opción que muchos restaurantes pueden ofrecer. Como resultado, la cantidad de desechos que genera la industria en su conjunto es cada vez más difícil de ignorar.